5 consejos para combatir la violencia intrafamiliar

Si tienes dudas acerca de tu caso o necesitas información puedes consultar en nuestro formulario pinchando el link de a continuación:

Pincha aquí

La violencia intrafamiliar (o VIF, como se dice habitualmente) se encuentra regulada en la ley n° 20.066, que la define como “todo maltrato que afecte la vida o la integridad física o psíquica de quien tenga o haya tenido la calidad de cónyuge del ofensor o una relación de convivencia con él; o sea pariente por consanguinidad o por afinidad en toda la línea recta o en la colateral hasta el tercer grado inclusive, del ofensor o de su cónyuge o de su actual conviviente”, agregando que también habrá violencia intrafamiliar cuando dicha conducta ocurra “entre los padres de un hijo común, o recaiga sobre persona menor de edad, adulto mayor o discapacitada que se encuentre bajo el cuidado o dependencia de cualquiera de los integrantes del grupo familiar”.

Para el legislador un acto de violencia es más grave si se comete respecto de ciertos familiares, ya que al interior de las familias se cometen abusos más difíciles de denunciar que aquellos cometidos en otros contextos. Junto con ello, la Constitución señala en su artículo 1° que la familia constituye el núcleo fundamental de la sociedad, por lo que la ley presta especial atención a los delitos ocurridos en su interior.

Así, la ley 20.066 estable una serie de medidas para el resguardo de las personas que son víctimas de actos de VIF. Se distingue entre los actos de VIF que son constitutivos de delitos (como las lesiones y las amenazas) y que son conocidos por los Juzgados de Garantía, y por otra parte, los actos de VIF que no constituyen delito, y que son de conocimiento de los tribunales de familia.

En el presente artículo queremos dar una serie de consejos para las personas que son víctimas de esta clase de conductas:

1.- Puedes solicitar medidas de protección al Ministerio Público: Aun cuando no se haya realizado una audiencia judicial, la ley establece que el Ministerio Público puede otorgar, a petición de la víctima, determinadas medidas de protección, tales como rondas periódicas de Carabineros, o contacto telefónico prioritario de Carabineros con el afectado. Asimismo, el fiscal a cargo de la investigación puede solicitar por vía telefónica medidas cautelares al juez de garantía, las que de ser concedidas rigen en forma inmediata, es decir, sin esperar a que se realice una audiencia al respecto.

2.- Es importante efectuar la denuncia inmediatamente: Para que la investigación sea exitosa es importante que las víctimas denuncien en forma inmediata los actos abusivos que sufren. La demora en la presentación de la denuncia resta credibilidad al relato de las víctimas, y además impide que el agresor pueda ser detenido en una situación de flagrancia.

3.- La ley establece distintas medidas para reprimir la VIF: El artículo 9 de la ley 20.006 establece medidas de protección a las víctimas que pueden ser decretadas por los tribunales de justicia, tales como: la prohibición de acercamiento del agresor a la víctima, la asistencia del agresor a tratamientos para el control de impulsos, la adicción al alcohol o drogas, la prohibición de porte de armas de fuego, y la salida del ofensor del hogar que comparte con la víctima, entre otras medidas.

4.- Es importante asistir a las audiencias judiciales: El artículo 109 del Código Procesal Penal establece los derechos que tienen las víctimas en el proceso penal, dentro de los cuales se encuentra el derecho a ser oída. Para ejercer ese derecho, es importante que las víctimas asistan a las audiencias, y sobretodo a los juicios realizados en las causas, para prestar declaración sobre lo sucedido, pues de lo contrario aumenta la probabilidad de que el agresor sea absuelto de la denuncia, o que el Ministerio Público decida no continuar con la investigación de los hechos.

5.- El maltrato habitual constituye un delito: El ejercicio habitual de actos de violencia intrafamiliar puede llegar a ser constitutivo de un delito, aun cuando no hayan ocurrido amenazas ni lesiones contra las víctimas. En estos casos, es el juez de familia quien debe remitir los antecedentes al Ministerio Público para que inicie la investigación penal.

Sebastian Caceres abogadoSi te gustó este artículo, compártelo con tus contactos en las redes sociales. Y si tienes alguna duda o comentario, escríbenos de inmediato. Recuerda que este blog es patrocinado por InteligenciaLegal, una empresa de abogados y servicios jurídicos con sede en Valparaíso y Viña del Mar.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.