Algunos Consejos básicos para contratar a un abogado

Si tienes dudas acerca de tu caso o necesitas información puedes consultar en nuestro formulario pinchando el link de a continuación:

Pincha aquí

f710044bf79a4b1f5d8b085e5e5d9711_LEn las últimas décadas el número de nuevos abogados titulados, provenientes de diversas Universidades, ha aumentado exponencialmente. De ser una carrera que sólo se impartía en un número reducido de Universidades, hoy la oferta se ha ampliado enormemente y es posible encontrar que casi la mayoría de las casas de estudio integran la carrera de Derecho dentro de sus programas. Al mismo tiempo, las innovaciones legales de los últimos años han llevado a que el campo de acción de los abogados sea cada vez más amplio, dando paso a una obligatoria especialización de la profesión y dejando de lado al tradicional abogado “generalista” (es decir, aquel profesional que podía asesorarlo en cualquier material legal).

En consecuencia, surge hoy con mayor urgencia la pregunta acerca de qué criterios debieran considerarse por un cliente al tiempo de seleccionar un abogado para tomar un determinado caso judicial, o parar una asesoría en una materia específica. Por lo mismo, a fin de evitar que Ud. sufra errores y desagradables malos entendidos, en esta nota le ofrecemos 4 consejos para tomar esta importante decisión:

1. Verifique que la persona sea efectivamente abogado: Es importante aclarar que el título de abogado no lo dan las Universidades, sino el Poder Judicial, específicamente la Excelentísima Corte Suprema de Justicia. Las Universidades sólo otorgan al estudiante el título de Licenciado en Ciencias Jurídicas, pero para obtener la calidad de abogado se requiere sumar a lo anterior la práctica profesional (que dura aproximadamente 6 meses y se desarrolla ante la Corporación de Asistencia Judicial), y obtener un informe favorable de la Oficina de Títulos de la Exc. Corte Suprema. Para estos efectos, en el sitio web del Poder Judicial (www.poderjudicial.cl ) existe una sección denominada “Búsqueda de abogados”, en la cual se puede verificar si una persona es efectivamente abogado, ingresando el nombre y los apellidos respectivos.

2. Revise si el abogado se encuentra o no colegiado: De acuerdo a nuestra Constitución Política de la República, la asociación a los colegios profesionales es voluntaria. Pese a ello, muchos abogados conservan la práctica de adherirse al Colegio de Abogados, cuya función es velar por la conducta ética de los profesionales colegiados. De esta manera, si su abogado se encuentra colegiado, ud. contará con la posibilidad de recurrir a este organismo gremial ante una mala práctica del profesional que lo asesora. Ahora bien, debemos aclarar que el hecho de que un abogado no sea miembro del Colegio de Abogados no significa necesariamente que se trate de una mal profesional, o de un abogado de calidad inferior, sino únicamente que dicho profesional no está sujeto al control y supervigilancia de este organismo gremial.

3. Investigue si el abogado tiene alguna especialización en la materia que Ud. necesita: Hoy en día hay múltiples ámbitos jurídicos, cada uno de los cuales constituye en sí mismo una disciplina particular, que requieren de estudio y especialización. De la misma manera en que nadie encargaría a un médico psiquiatra la solución de una enfermedad cardiológica, en el ámbito de los abogados hay áreas en las cuales no da lo mismo quien sea el profesional que asuma la defensa de su caso. La formación universitaria de los abogados sólo tiene un carácter general, pero con posterioridad a la obtención del título profesional se produce un inevitable proceso de especialización. Decimos lo anterior, porque muchas veces los clientes recurren al “abogado de la familia”, o al abogado que los asesoró en el pasado en otro caso, pero que no cuenta con la especialidad necesaria para asumir adecuadamente la representación de este nuevo caso. Por lo mismo, le recomendamos que pregunte directamente al abogado si cuenta con alguna especialización en la materia que a ud. le interesa. Muchos profesionales cuentan con postítulos en diversas áreas del Derecho, o bien han escrito libros o artículos en revistas especializadas, o hacen clases en instituciones de educación superior, o bien ya han tramitado otros casos parecidos al suyo, todo lo cual da cuenta de las materias en las cuales ellos son expertos.

Sebastian Caceres abogadoSi te gustó este artículo, compártelo con tus contactos en las redes sociales. Y si tienes alguna duda o comentario, escríbenos de inmediato. Recuerda que este blog es patrocinado por InteligenciaLegal, una empresa de abogados y servicios jurídicos con sede en Valparaíso y Viña del Mar.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.