¡Explíquenme qué son los juicios abreviados!

Si tienes dudas acerca de tu caso o necesitas información puedes consultar en nuestro formulario pinchando el link de a continuación:

Pincha aquí

Ok, ya sabemos que muchos términos legales son difíciles de entender para alguien que no es abogado. Por lo mismo, el objetivo de este blog es explicar esos conceptos en términos sencillos y claros, que sean comprensibles para el mayor número de personas. Uno de esos conceptos difíciles es el de “juicio abreviado”, que se aplica en el ámbito penal.

En su esencia, el juicio abreviado es una forma de poner término a un juicio penal, en la cual la persona imputada admite los hechos por los que está siendo acusado, a cambio de una importante rebaja en su condena. Es decir, el juicio abreviado es siempre fruto de una negociación entre el defensor del acusado y el fiscal de la causa, por la cual ambos acuerdan la aplicación de una pena más baja, a cambio de la admisión de responsabilidad del acusado en los hechos que se le imputan.

Pongamos un ejemplo: supongamos que a una persona sin antecedentes penales se le está acusando de ser el autor de un delito de robo con violencia. De acuerdo a nuestra legislación, tal delito tiene una pena que va desde los 5 años y 1 día a los 20 años de privación de libertad (pena que necesariamente se cumple en la cárcel). Sin embargo, si el defensor del acusado y el fiscal de la causa negocian un juicio abreviado, esa misma persona acusada podría ser condenada a una pena notablemente inferior, que va de los 3 años y 1 día a los 5 años. Y más aún, si esa persona tiene buenos antecedentes personales, podría incluso cumplir su sanción en libertad, con un beneficio que se llama “libertad vigilada”. Es decir, las consecuencias son totalmente diferentes en uno y otro caso. La única salvedad es que en el juicio abreviado, la persona acusada, por regla generalísima, será condenada, y no tendrá posibilidades reales para luchar por su inocencia. Por lo mismo, en el juicio abreviado el acusado no podrá rendir prueba (como testigos, documentos, peritos, etcétera), ni podrá plantear otra versión de los hechos.

Como se puede apreciar, se trata básicamente de un acuerdo: por una parte, el fiscal de la causa obtiene una condena, mientras que por otra parte el acusado logra rebajar su pena, y muchas veces cumplirla en libertad.

Ahora bien, de acuerdo a la legislación chilena, el juicio abreviado no es aplicable a toda clase de delitos, sino únicamente a aquellos en los cuales la pena máxima a aplicar es de 5 años. Tratándose de delitos más graves, o de imputados que son reincidentes en los mismos delitos, las posibilidades de acceder a un juicio abreviado son prácticamente nulas.

¿Qué sucede entonces si mi caso no cumple con los requisitos para resolverse de acuerdo a un juicio abreviado?

En tal caso, el único camino que queda es llevar la causa a un juicio oral, donde el caso será conocido por 3 jueces, y donde el acusado podrá discutir su inocencia, pero al mismo tiempo, el fiscal tendrá el camino libre para pedir una pena mucho más alta que la habría de aplicarse en un juicio abreviado.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus contactos en las redes sociales. Y si tienes alguna duda o comentario, escríbenos de inmediato. Recuerda que este blog es patrocinado por InteligenciaLegal, una empresa de abogados y servicios jurídicos con sede en Valparaíso y Viña del Mar.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.